Gastón:
¿Nos comemos algún tallo?