Auditando el espacio creativo en un colegio de Las Tablas

En el colegio Estudiantes de Las Tablas, al norte de Madrid se replantean el papel de la creatividad en las aulas y adoptan el método creativo de Adrià.

En los colegios los niños generalmente ejecutan, no crean. En el colegio Estudiantes Las Tablas queremos que eso cambie, y el método de Ferran Adrià se ha convertido en una herramienta fundamental para conseguirlo

Anabel García, responsable de mediación cultural.

Los directivos y profesores del Colegio Estudiantes Las Tablas ya se estaban replanteando el papel de la creatividad en las aulas cuando descubrieron el proyecto ‘Manos a la Obra y la exposición de Ferran Adrià. Este centro del norte de Madrid lleva cinco años trabajando con la enseñanza activa basada en proyectos. Al inicio del curso lectivo 2014-2015 en Las Tablas se organizó un seminario para que sus profesores rompieran con la visión más tradicional de las asignaturas e incorporar la creatividad a disciplinas como las matemáticas o la lengua y la literatura. “El programa ‘Manos a la Obra’ nos vino perfecto”, explica Anabel García, la responsable de mediación cultural del colegio, “era lo mismo que estábamos haciendo, pero más estructurado”.

lastablas-destacada1

La auditoría creativa que ‘Manos a la Obra’ propone a los centros educativos se estructura alrededor de cuatro necesidades: el espacio, el tiempo, los materiales y la generación de ideas. En el colegio Estudiantes, detectaron que la reforma más inmediata y necesaria de actuación debía ser la del espacio. “En la auditoría, uno de los problemas que detectamos es que el colegio ha crecido mucho en cinco años”, cuenta. “El año que viene nos enfrentamos a unas matrículas de alrededor de 1.400 alumnos y esto hace que los espacios no sean como en principio se pensaba”. El colegio comenzó ofertando plazas para las primeras etapas de la enseñanza y ahora tiene grupos desde Educación Infantil hasta primero de Bachillerato.

Por esta razón, la primera propuesta que han planteado es el acondicionamiento y la mejora de uno de los patios. “No va a tener coste”, explica el director del centro, José Antonio Rodríguez, “vamos a marcar zonas para que te orienten a diferentes tipos de juegos populares”. Ahora mismo el patio tiene algunas canchas deportivas, pero quieren añadir otras áreas de juego. “Vamos a colocar una zona para que se pueda jugar a la rayuela, vamos a pedir ruedas viejas de coches y a pintarlas… Queremos que los niños tengan la posibilidad de elegir”, concluye.

lastablas-destacada2

A este proyecto se sumará la creación de un “espacio creativo” en el centro, un “centro de recursos” que reemplace la idea de la biblioteca tradicional. “Pensamos que no tenía sentido una biblioteca tradicional en un colegio de educación activa”, explica García. “Necesitamos libros, es evidente, pero seleccionaremos lo que queremos que tengan los alumnos a su alcance primando la calidad y, además, queremos que tengan juegos que puedan utilizar o llevar al aula para dinamizar los aprendizajes”. Estos centros de recursos contarán también con un área de asamblea y una zona de taller y estarán divididos por etapas educativas para que sea más accesible. “Es un espacio donde vas a poder venir con tu grupo a trabajar”, dice.

Tras esta primera fase centrada en el espacio, el centro tiene previsto continuar con esta revolución. La auditoría afectará a los materiales disponibles, ya que el centro de recursos que están diseñando introducirá juegos en el aula con más facilidad, pero también se plantean romper con la estructura de clases de 45 minutos e impulsar la generación de ideas en el aula.

– El método Adrià en las escuelas: Introducción
– El método Adrià en las escuelas: Escuela Superior de Diseño de Madrid
– El método Adrià en las escuelas: colegio Newman
– El método Adrià en las escuelas: colegio Alameda de Osuna
– ¿Quieres montar elBulli en tu colegio?: descárgate la guía didáctica ‘Manos a la obra’.