IES AL-Qázeres

Av. de Cervantes, s/n, 10005 Cáceres

Semana 9. Plan de acción II

Montaña rusa de emociones. Estamos a punto de culminar el intenso trabajo de las últimas nueve semanas y nada más nos queda mostrar lo que hemos hecho y concretar un plan que sea fruto de ese trabajo. Nada más, y nada menos. Esta semana se cumplen además veinticinco años de la inauguración oficial de nuestro […]

Montaña rusa de emociones. Estamos a punto de culminar el intenso trabajo de las últimas nueve semanas y nada más nos queda mostrar lo que hemos hecho y concretar un plan que sea fruto de ese trabajo. Nada más, y nada menos.

Esta semana se cumplen además veinticinco años de la inauguración oficial de nuestro centro. Mayo del 92 fue una fecha especial en nuestra ciudad, tal y como nos ha hecho ver la línea de tiempo de los acontecimientos de la ciudad que ha investigado nuestra compañera Victoria, y el Al-Qázeres no podía ser menos, también estuvo ahí.

 

 

De vuelta a la actualidad, nuestros compañeros de claustro se mantienen a la expectativa de que mostremos el resultado final de este proceso, porque, aunque hemos ido contando y compartiendo, no es fácil contar todo lo que ha pasado y estamos aún en el esfuerzo de ordenar para narrar una historia. Mientras tanto, nuestro director y miembro del equipo, explica en qué momento estamos y transmite algunas de las conclusiones a las que hemos llegado y cuál será nuestro plan de acción.

No perdemos la oportunidad de hacer networking ;-), así que cuando el equipo de Cultura Emprendedora de la Junta de Extremadura viene al Al-Qázeres para plantear retos creativos a nuestros alumnos, compartimos con ellos nuestro trabajo en Escuelas Creativas y ponemos la semilla de futuras colaboraciones, ya que encontramos intereses comunes en la gestión del cambio en las aulas de nuestra Comunidad.

Y como cada semana, el equipo se reúne. Este es el orden del día que nos planteamos en la convocatoria de la reunión.

Volvemos sobre la representación gráfica de sistemas (nos tiene atrapados), damos vueltas sobre la mejor manera de que nuestro proceso cristalice en un plan de acción y pensamos cómo organizar la información para que sea fiel reflejo de lo que nos hemos traido entre manos. Y entramos en bucle. Esta expresión estará por derecho propio en nuestro léxico, porque lo hemos hecho a menudo. Entrar en bucle. Doce personas llenas de ideas y de pasión, con ganas de escuchar y compartir no es fácil que avancen rápido y en una sola dirección. Pero es de una riqueza inigualable.

En este enlace, el acta de la reunión. Por cierto, reseñar el mérito y el esfuerzo que supone registrar todo lo que acontece en la sesión: ser capaz de captar, dar coherencia y ser fiel a lo que se dice. No es nada fácil. Más de cuatro horas. Y el resumen visual para acabar de completar el cuadro.

 

Una reunión agotadora, ¡no sé qué habría sido de nosotros sin el jamón!

 

Pero ahora sí que sí, tenemos un plan.

 

Álbum de fotos de la semana.