Descubriendo nuestro gen de la creatividad

La autoevaluación es el reflejo de uno mismo: de las potencialidades, debilidades, intereses, estrategias personales de aprendizaje, motivaciones… Los docentes debemos poner en la mano de los alumnos el espejo que les permita mirarse y reconocerse como aprendices.

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+

El aprendizaje sólo es posible cuando nace del Yo. La persona es el punto de partida para la construcción del conocimiento y es la propia persona lo que el aprendizaje transforma.  Por lo tanto, a la hora de afrontar el reto de aprender, el primer paso es que  el alumno tome conciencia de sus capacidades y expectativas. La herramienta que permite este conocimiento es la autoevaluación.

La autoevaluación es el reflejo de uno mismo: de las potencialidades, debilidades, intereses, estrategias personales de aprendizaje, motivaciones… Los docentes debemos poner en la mano de los alumnos el espejo que les permita mirarse y reconocerse como aprendices.

El desarrollo del potencial creativo tiene como punto de partida la autoevaluación de lo que denominamos genoma creativo. Tres elementos lo configuran: las inteligencias múltiples (entendidas como potencialidades y estilos de aprendizaje), los superpoderes creativos (que son los hábitos, actitudes y aptitudes) y la trayectoria vital.

Pero el alumno no aprende solo, pertenece a un grupo con el que comparte e interacciona, por lo que también debemos llevar a cabo una autoevaluación grupal.

En la guía Mi Genoma creativo encontrarás actividades que permiten el análisis en profundidad de los tres componentes del genoma creativo. En este artículo te enseñaremos cómo completar el mapa del genoma creativo y realizar el análisis del potencial del grupo.

Mapa de Mi Genoma creativo

El mapa de Mi genoma creativo es un organizador gráfico que facilita hacer visibles los elementos que configuran el potencial creativo. Tiene formato de un mapa tradicional y se compone de una carátula, en la que poner la información personal, y un interior, en que que trazar nuestro mapeo personal.

En la carátula las alumnas y alumnos podrán pegar una foto, realizar un autorretrato o escribir una descripción personal. En el apartado de frases que inspiran se pueden añadir la letra de una canción, la frase de una película o libro, hacer un dibujo de un personaje de cuento, serie, dibujo animado que sea de su interés.

En el interior expondrán las conclusiones personales que se han obtenido tras el análisis personal.

Para completar los superpoderes creativos e inteligencias múltiples te proponemos que el alumnado use los iconos. Para ello deberás imprimirlos como pegatinas. [Descárgalos aquí]

Superpoderes Creativos

Inteligencias múltiples

En el apartado de trayectoria personal, cada alumno puede añadir fechas importantes, nombres de personas significativas, libros, películas o aquello que sea significativo y haya marcado su vida.

El mapa se puede plegar, doblándolo de izquierda a derecha, en tres partes, y de arriba a abajo, en dos. Asegúrate que la descripción del mapa es visible, como si se tratara de un mapa de carreteras.

Una vez completado el mapa es recomendable que los alumnos y alumnas lo compartan con sus compañeros. De esta manera, los descubrimientos individuales se harán colectivos y reforzaremos la autoestima de cada alumno, ya que todos y cada uno de ellos tienen potencial e inteligencia.

Medidor de superpoderes

‘El medidor de superpoderes creativos’ es una herramienta que servirá para que el alumnado cuantifique y visualice el nivel que se posee de cada superpoder.

Este medidor nos va a permitir dar una salto más allá de la autoevaluación individual de los superpoderes de cada uno, puesto que el proceso cobra un valor añadido si se realiza de forma grupal y colectiva. Proceder a una autoevaluación grupal nos permitirá tener una visión del grupo muy constructiva, ya que percibiremos el total de su potencial. Además, podremos realizar un equilibrio entre las fuerzas de unos y otros para compensar aquellos aspectos que queden más descubiertos.

La información que recojas de esta autoevaluación no sólo te será útil como docente, sino que al propio grupo le servirá para conocerse más y mejor. Conocerse individualmente, descubrirse en interacción con el resto, y acercarse a las individualidades de los y las demás. Experimentarán una gran motivación al descubrir cómo sus posibilidades crecen exponencialmente al colaborar y cooperar con sus compañeros y compañeras.

‘El medidor de superpoderes’ tiene un diseño sencillo y de muy fácil construcción. Se forma con barras horizontales, cuya longitud será determinada por la cantidad o nivel que se posea de cada superpoder. Tan sólo necesitas:

  • Una pared o pizarra en un lugar visible del aula o del pasillo. En ella se colocarán los medidores de superpoderes.
  • Un póster de cada superpoder. Con los pósteres identificaremos a qué barra corresponde cada superpoder. Recuerda que los superhéroes creativos son los referentes que encarnan los distintos superpoderes. Los pósteres que se incluyen en la guía servirán para esta autoevaluación, por lo que tan sólo debes imprimirlos.
  • Folios y masilla para pegar o chinchetas. Los irán colocando con las chinchetas o la masilla al lado de cada póster para ir formando las barras horizontales.

El proceso y dinámica de la actividad es el siguiente:

1. Se explica a los alumnos y alumnas que van a realizar una autoevaluación de sus superpoderes creativos, para conocer las fortalezas a la hora de enfrentarse a superar retos creativos. Además, descubrirán cuáles son las habilidades, actitudes y destrezas que pueden ayudar al grupo cuando se encuentren en una situación de trabajo y desempeño creativo.

2. Se les pide que piensen cuáles son los dos o tres superpoderes que más les representan. Este proceso es individual, puesto que tienen que hacer un autoanálisis y una selección de cuáles creen que son sus principales puntos fuertes (antes de abordar esta reflexión, habrán realizado las actividades de autoevaluación propuestas en la guía Mi genoma creativo, por lo que resultará más sencillo identificar las fortalezas y prever si algún alumno ha tenido dificultades para extraer sus aspectos positivos).

3. Colocan cada folio al lado del póster del personaje que encarne al superpoder que hayan decidido. Es importante recordar que sólo se pueden elegir dos o tres. Tienen que pasar por la toma de decisión y selección de los más representativos.

4. Se observa y analiza el resultado. Dependiendo del nivel y de la etapa del grupo, les podemos pedir un proceso reflexivo más o menos guiado, y más o menos complejo (por ejemplo, en infantil podemos orientar con preguntas del tipo ¿de qué superpoder hay más? ¿de cuál menos?, en primaria pueden ordenarlos de mayor a menor cantidad, mientras que en los niveles superiores se les puede pedir que extraigan sus propias conclusiones analizando los gráficos de barras).

5. A modo de cierre, es interesante que se haga hincapié en las fortalezas que tenemos como grupo. El aprendizaje final tras esta actividad es el hecho de darle valor a la potencia y fuerza del grupo, comprender que la inteligencia colectiva y la suma de talentos y habilidades es mucho más útil y enriquecedora. La finalidades que se comprenda que con la ayuda, colaboración y cooperación del grupo se puede llegar a solucionar retos que de forma individual sería casi imposible.

Existen algunas claves que pueden servir para que el proceso resulte exitoso:

  • Ten preparada la pared o pizarra con los 10 pósteres colocados.
  • Puede ser útil contar con una descripción de las claves de cada superpoderes, así como de los ejemplos de los superhéroes (siempre puede resultar inspirador y puede facilitar realizar analogías con experiencias de vida).
  • Facilita un clima que favorezca la reflexión: tiempo flexible, espacio cómodo, fácil acceso a la información de las actividades de autoevaluación previas, etc.
  • Asocia un color a cada uno de los superpoderes para que el resultado sea más visual, estético y fácil de analizar, a golpe de vista.
  • Presta especial atención y aporta ejemplos reales a aquellos alumnos y alumnas que tienen alguna dificultad para identificar y exteriorizar aspectos positivos propios.
  • Destaca las fortalezas del grupo, motivando y reforzando el potencial que tiene y puede seguir desarrollando.
  • Establece puentes entre distintos superpoderes y conexiones para que los alumnos descubran cómo se pueden potenciar y complementar.
  • Aporta mejoras tangibles y realistas para aquellos superpoderes que se hayan quedado en niveles más inferiores.
  • Enfatiza la necesidad de las fortalezas de todos y cada uno de los componentes del grupo, que han sido piezas clave para haber llegado a esa imagen única y genuina del grupo.

Recuerda que los medidores son dinámicos, y pueden cambiar y aumentar. Motiva hacia la mejora, hacia aquella configuración que a tu alumnado ser un grupo eficaz y capaz de enfrentarse a cualquier reto, aportando soluciones creativas.

Tras el proceso de entrenamiento, al llevar cabo las experiencias propuestas en el plan de desarrollo creativo, es posible que el genoma creativo de cada alumno se haya transformado.  Para que tu alumnado sea consciente de su aprendizaje de superpoderes, es interesante hacer autoevaluación del proceso (a través del porfolio creativo) y al final del mismo. Los aprendices creativos podrán ver cómo se han transformado la configuración del  mapa y los  medidores  grupales que se realizaron  en el inicio de la experiencia.

Autoría: Montse Poyatos y José Alberto Ramírez.
Coordinación y corrección de estilo: Asier Astigarraga.
Equipo pedagógico Escuelas Creativas (aulaBLOG).

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+